anapaulablog

Blog personal

Noticias y comentarios personales

Reflexión: Documental "Las hijas de Belén"

Escrito por anapaulablog 16-05-2018 en educación. Comentarios (0)

En esta entrada del blog, reflexionaré sobre el documental “Las hijas de Belén”, un excelente proyecto cinematográfico podemos ver varias historias. Una de ellas es la de Eusebia, una mujer mayor que nació en la selva, en la aldea de los Jeberos y que a los 10 años, cuando era aún una niña, se tuvo que mudar a Iquitos. Quiso ir a la escuela, pero tuvo que empezar a trabajar así que no pudo hacerlo. Por otro lado, vemos la historia de algunas niñas que trabajan en la calle. A pesar que hay muchas historias reflejadas en el documental, me centraré en los testimonios de Nargis y Nancy, dos niñas con vidas muy interesantes.

Empezaré con la historia de Nancy, quien tiene una vida muy parecida a la que tuvo su madre. En el documental, su mamá cuenta que su esposo se va a la selva para traer madera, así que ella es básicamente padre y madre para sus hijos. Además, no pudo ir al colegio, pues se convirtió en madre cuando era muy joven. Entonces, parece que la historia se está repitiendo con Nancy, quien no puede ir al colegio porque debe ayudar a su madre a vender masato. Sin embargo, al observarla noto que a pesar de no haber contado con una educación tradicional, ha desarrollado otras habilidades, ya que conoce muy bien la técnica para preparar el masato y también sabe cómo venderlo.

Por otro lado, me sorprendió mucho escuchar a Nargis, pues es elocuente y puede explicar por qué no está contenta con su situación, lo cual sugiere un nivel de desarrollo cognitivo adecuado para su edad. Ella dice: “los niños hemos nacido para ser libres, sanos e independientes en la vida”.  Si bien no sé si ella conoce los Derecho del Niño, hace referencia al derecho a la educación y el derecho a la libertad cuando habla. Asimismo, pude notar que tiene una conducta prosocial, la cual se hace evidente cuando cuenta su experiencia con el negocio de la prostitución en Belén: no puede contenerse y llora al recordar a una amiguita suya que trabaja como prostituta y a sus padres no les importa. Es obvio que Nargis siente mucha empatía con sus pares.

Otra cosa que me impactó al ver el video es que en Belén hay muchos niños que trabajan en la ciudad como cargadores y vendedores, así que esto es visto como normal. En el entorno en el que yo crecí, los niños y niñas van al colegio y, si trabajan lo hacen para apoyar a sus padres pero sólo en las tardes y los fines de semana. En el video, vi una forma en los pobladores del barrio pueden justificar el trabajo infantil: una de las niñas del documental comenta que deben trabajar porque sino luego pueden empezar a drogarse o hacer otras cosas que no deben. Si bien no estoy de acuerdo, entiendo su punto de vista, ya que parece ser que en ese entorno, no tienen otra opción: o trabajan o se convierten en delincuentes. Me doy cuenta que soy muy afortunada.

Si bien Belén es un barrio  es muy inseguro (dicen que a partir de las 8 de la noche pueden robarte, violarte o matarte), las niñas que viven ahí encuentran formas de divertirse. Me gustó mucho la conversación entre Nargis y Nancy, cuando la segunda propone comer helados. La respuesta de Nargis me encantó: “estamos acá vendiendo, vendiendo... hay que refrescarnos, hay que pasear, hay que comer helado, algo!”. Me alegra ver que en un ambiente tan hostil para las niñas, puedan planificar para siquiera descansar un domingo por la noche.

Cuando terminé de ver el documental, tuve una sensación de tristeza y frustración, porque creo que la situación de las niñas en esa localidad no favorece ni su desarrollo cognitivo ni su desarrollo social. Se encuentran en una situación de peligro constante en la que sus vidas no son valoradas y sus derechos básicos no se respetan. Sin embargo, hacen evidentes sus deseos de estar en otra situación, pero no saben cómo. Si bien existen leyes y normas que buscan aumentar el número de niñas que van al colegio, no creo que este enfoque por sí solo vaya a cambiar la situación en Belén. Para que haya un cambio se necesita de un enfoque holístico. Es decir, no basta con que haya una escuela en la localidad, sino que las niñas tienen que poder asistir. Sin embargo, si deben trabajar para ayudar a su familia, no podrán ir al colegio.

Algo que se puede hacer al respecto es educar tanto a los padres de estas niñas como a ellas mismas. Si se le da un valor agregado a los productos que venden los padres de estas niñas o a los servicios que brindan, puede que ellas ya no tengan la necesidad de trabajar todos los días. Además, se necesitaría una escuela cuyos profesores estén bien capacitados y además sean conscientes de la situación que se vive en Belén. Finalmente, creo que es necesario asegurar la seguridad de las niñas: sería ideal que mejore la seguridad en la zona, pero veo más factible que la escuela no se encuentre en un lugar aislado, pues el recorrido puede ser peligroso para las niñas.

No creo que Belén sea la única localidad en el Perú en la que las niñas deben enfrentar un ambiente hostil y falta de oportunidades a lo largo de su vida. Sin embargo, el documental me parece un excelente trabajo que invita a la reflexión y que ayuda a que personas como yo, que crecimos en un ambiente privilegiado, seamos conscientes de las carencias que enfrentan otras personas que no tuvieron la misma suerte. De esta manera, podemos despertar y buscar maneras de mejorar la situación de nuestros pares.

Referencias:

https://vimeo.com/31424300

https://www.cinencuentro.com/2007/03/01/asi-se-hizo-hijas-de-belen-de-javier-corcuera-i/


Aprende a tu propio ritmo

Escrito por anapaulablog 31-03-2018 en educación. Comentarios (0)

Hace varios meses tuve la oportunidad de trabajar con Juan, un traductor y profesor de educación bilingüe. Juan es shipibo-konibo y cuando lo conocí, vivía en Lima.  Un día nos contó que cuando acabó sus estudios, fue a enseñar a una comunidad en la selva y notó que habían muchas cosas que no había aprendido cuando era niño, porque dejó su comunidad cuando era muy pequeño. Afortunadamente, tuvo una buena relación con sus alumnos, quienes le enseñaron, entre otras cosas, a pescar. Esta historia me pareció muy interesante, porque me hizo ver las formas tan diferentes en las que se pueden desarrollar las personas, incluso siendo de una misma comunidad. Los alumnos de Juan aprendieron a pescar cuando eran niños y él, al crecer en una ciudad, aprendió otras cosas, como a comunicarse con fluidez tanto en shipibo-konibo como en español.

Los investigadores en el desarrollo humano a lo largo de la vida, han destacado las variaciones individuales y culturales en lo que se considera exitoso o saludable (Baltes, 2006). Es decir, forma en la que Juan, sus alumnos y yo nos desarrollamos son diferentes porque somos personas distintas que crecimos en entornos distintos. Incluso dentro de una misma ciudad, las habilidades que uno aprende dependen mucho del contexto en el que vivimos: una niña de 8 años que debe trabajar todos los días después de ir al colegio no tendrá los mismos conocimientos que un niño de la misma edad que no tiene esas mismas responsabilidades. Y estas diferencias se harán aún más notables cuando entren a la universidad. Entonces, si las personas se desarrollan distinto dependiendo del contexto ¿por qué nos empeñamos tanto en intentar hacer que los niños y, en particular, los adolescentes cumplan metas específicas cuando llegan a determinada edad?

Veo el efecto de estas expectativas en los alumnos de primer ciclo a los que enseño. Creo que un problema grave es que no le damos a nuestros estudiantes suficiente tiempo para que aprendan lo que intentamos enseñarles. Si bien es cierto que es necesario saber conceptos básicos de Cálculo para poder ser un buen ingeniero o una buena ingeniera, no todos los estudiantes de primer ciclo vienen del mismo colegio, ni viven cerca a la universidad, ni tienen las mismas obligaciones en casa. A algunos de ellos les tomará más tiempo aprender a derivar a integrar mientras que otros podrán hacerlo más rápido.

Una consecuencia de presionar a los estudiantes a que terminen su carrera en 5 o 6 años, es que muchos de ellos no aprenderán realmente lo que se les enseña, y terminarán memorizando cómo resolver problemas “tipo” para poder pasar un curso. Sin embargo, a pesar de saber que no están aprendiendo al estudiar de esta forma, algunos estudiantes sólo quieren terminar su carrera y tener un título pronto, pues es lo que se espera de ellos. Pero ¿por qué? ¿no deberíamos enseñarles que está bien tomarse su tiempo para entender bien un concepto? ¿no es más importante aprender que simplemente aprobar un curso? ¿hay alguna diferencia importante entre terminar la carrera a los 22, 23 o 24 años?

En mi opinión, es mejor terminar el pregrado a los 24 años habiendo aprendido realmente que a los 22 con una idea difusa sobre los temas de los cursos que se aprobaron. Además, cuando uno está estudiando en la universidad o un instituto, no sólo aprende las materias que se le enseñan, sino también a comunicarse y relacionarse con sus pares, entre otras cosas. Asimismo, hay muchas habilidades y conocimientos que adquirimos de nuestros padres, abuelos, hermanos, amigos, maestros de idiomas o artes marciales, etc. Le damos mucha importancia al hecho de “tener un cartón” lo antes posible, y esto no nos permite disfrutar de la hermosa experiencia que es aprender ni darnos cuenta de cómo nos vamos desarrollando también en los otros ámbitos de nuestra vida. 

Creo que si mis alumnos fuesen más conscientes de que cada uno aprende a su propio ritmo, serían más felices y disfrutarían más de los cursos que llevan. Me gustaría que supiesen que no sólo crecemos cuando pasamos un curso, sino también cuando aprendemos algo fuera del contexto de la educación formal y esto puede suceder a cualquier edad. Como en el caso de Juan, podemos aprender a pescar incluso cuando somos adultos y debemos valorar cada una de estas experiencias.

Referencias:

Baltes, P. B., Lindenberger, U., & Staudinger, U. M. (2006). Life span theory in developmental psychology. John Wiley & Sons, Inc..